Conecta con tu Don. Tu Talento Único.

“Existe una vitalidad, una fuerza vital, una aceleración (una energía) que se traduce en acción a través de ti, y porque sólo hay una persona como tú en todos los tiempos, esta expresión es única” Martha Graham

Cuando trabajaba seleccionado personal, llegaba un momento de la entrevista que era clave para poder descubrir si la persona que estábamos buscando se ajustaba al perfil que quería el cliente. Era el momento de conocer si el candidato conocía su valor añadido, la aportación que solo él podía ofrecernos.

Al preguntarle: ¿En qué eres bueno? ¿Por qué tendría que elegirte a ti y no a otra persona? ¿Cuál es tu pasión? ¿Cuál es tu don, tu talento?

Ante estas preguntas, me encontraba con la sorpresa de que la mayoría de las personas no sabemos (y me incluyo en esta afirmación) cuál es ese don, ese talento personal, ese talento único que nos acompaña desde el primer momento en que decidimos venir al mundo.

Saber + saber hacer + saber ser.

En las valoraciones del personal, ya sean evaluaciones del talento en una organización, del desempeño o del candidato, tenemos que hacerlo en relación a las competencias que tiene asociadas ese talento. Y cuando hablamos de competencias, estamos hablando de los saberes de una persona:

1. El saber: el conocimiento. Lo que sé porque lo he estudiado o lo que puedo deducir como teoría desde la práctica, desde la experiencia.

2. El saber hacer: la experiencia, la práctica. El conocimiento que puedo convertir en acción efectiva.

3. El saber ser: la actitud. La manera de ser y actuar de una persona.

Después de varios años de introspección en mi desarrollo personal, profesional y espiritual, y sumando las experiencias en evaluación de personas, llegué a la conclusión de que una persona sólo podrá ser una feliz, expandirse, contagiarse la magia de ese saber único, cuando esté conectado con los tres saberes.

Entonces aquí volvemos al inicio de la pregunta del proceso de selección:

¿Cuál es mi talento? Cómo puedo descubrirlo? Cómo podría conectar con él?

¿Es posible descubrirlo ahora, después de 20-30-40 años ejerciendo un rol en el que sé que no me siento feliz al 100%?

El talento es la habilidad para hacer una cosa. Es la suma de la aptitud (para qué estoy apto) y la actitud (cómo actúo). Si encuentro la combinación de ambas podré traducirlas en una acción, en una expresión. Una acción que al expresarla se expandirá, contagiará, deslumbrará porque no tiene límites, no tiene barreras ni obstáculos presentes en ese “siendo”.

Quien conecta con su don, su talento lo expresa con total congruencia entre su mente, su cuerpo y sus emociones. En ese preciso momento de conexión solo existe el presente, el ahora, el instante mismo en el que se está expresando.

En la película “el guerrero pacífico” cuando el discípulo aprende a conectar con su don, en el momento de la competición, cuando está a punto de realizar su última destreza, su maestro interior se pregunta y se responde a si mismo:

¿Dónde estás?  Aquí.

¿Qué hora es? Ahora.

¿Quién eres? Este instante.

Y en ese siendo, solo puede existir la expresión de ese saber + saber hacer + saber ser.

“Todo el mundo tiene un propósito en la vida…un don único o talento especial para ofrecer a los demás. Y cuando combinamos ese talento único con el servicio a los demás, experimentamos el éxtasis y el júbilo de nuestro propio espíritu, que es la meta última de todas las metas”. Deepak Chopra

Fuente: http://namagazine.es

Edtado pro: Judith Aponte – Collell & Asociados, C.A.

Anuncios