Cómo Liderar con un Pequeño toque de Poder

Gary Hammel and Polly LaBarre

Con la finalidad de entablar una conversación sobre liderazgo, usted tiene que asumir que no tiene poder – que no está “a cargo” de nada y no puede sancionar a los que no están dispuestos a tomar su oferta. Si, teniendo en cuenta este punto de partida, puede movilizar a otros y lograr cosas increíbles, entonces usted es un líder. Si no puede, entonces, usted es un burócrata.

Para poder obtener una verdadera ventaja de liderazgo, la organización debe estar llena de individuos que entiendan como maximizar su propia relación de “logros sobre autoridad”. Tienen que creer que es posible hacer algo grande con un pequeño toque de poder.

¿Entonces, cuales son los atributos de los individuos que pueden inspirar a otros a multiplicar su impacto?

  1. Visionarios: individuos que viven en el futuro, poseen una visión irresistible de “lo que podría ser”. Como seres humanos, constantemente estamos mirando hacia adelante y nos encanta apuntarnos con individuos que ya están trabajando en “la próxima gran cosa”.
  2. Inconformistas: libres de los grilletes de la sabiduría convencional y con ganas de organizar a otros para que se fuguen de la cárcel. Es emocionante estar cerca de estos pensadores de espíritu libre que nos liberan del “status quo” y abren nuestras mentes a nuevas posibilidades.
  3. Arquitectos: expertos en la construcción de sistemas que incentivan la contribución y facilitan la colaboración. Ellos aprovechan las tecnologías sociales en formas que amplifican las voces disidentes, se unen a las comunidades de la pasión y dan rienda suelta a las fuerzas del cambio.
  4. Mentores: en vez de acumular poder, lo seden. Al igual que Mary Parker Follet, una pionera del desarrollo organizacional de principios del siglo 20, creen que el principal trabajo de un líder es crear más líderes. Para alcanzar este objetivo, deben cochear, tutoriar, retar y alentar.
  5. Conectores: poseen un don para detectar la “química combinatoria” entre las ideas y las personas. Ellos ayudan a otros a alcanzar sus sueños, conectándolos con los patrocinadores, compañeros de ideas afines y recursos complementarios.
  6. Luchadores: ellos despejan el camino para las nuevas ideas e iniciativas abriéndose camino a través de la burocracia, están más comprometidos con hacer lo correcto que hacer las cosas bien.
  7.  Guardianes: vigilantes defensores de los valores fundamentales y enemigos de los oportunismos. Su compromiso inquebrantable hacía un propósito mayor inspira a otros y les anima a defender sus ideas.
  8. Ciudadanos: verdaderos activistas, su coraje para desafiar el “status quo” proviene de su continuo compromiso por hacer todo el bien posible para el mayor número posible. Se centran en los demás, no son egoístas.

Fundamentalmente, todos estos roles están enraizadas profundamente en las cualidades humanas más potentes y admirables: pasión, curiosidad, compasión, audacia, generosidad, responsabilidad y valor. Estas son las cadenas de ADN del liderazgo del siglo XXI. Solo reforzándolos podemos liberar los liderazgos talentosos escondidos en todas las organizaciones.

Fuente: http://www.mixprize.org/blog/leaders-everywhere-challenge#sidebar

Traducción libre del artículo “Leading without authority”de Gary Hammel y Polly LaBarre”

por: Pablo Aure Fariñez/Collellca

Anuncios