Liderar en tiempos de Crisis

John Maxwell

 Los recientes sucesos en Boston, Massachusetts y West, Texas nos recuerdan una cruel realidad: no podemos escapar de las situaciones de crisis. Pero aunque nos es imposible evitarlas, podemos aprender a liderar a las personas a través de ellas. De hecho, las épocas difíciles y oscuras pueden ser los momentos en los que más se necesite del liderazgo.

Aunque muy pocos de nosotros tendremos la responsabilidad de liderar luego de una gran catástrofe, todos enfrentamos momentos de intensa dificultad dentro de nuestras organizaciones. Por naturaleza, una crisis requiere de una atención urgente, y aun así nos puede resultar muy difícil saber cómo responder a las adversidades repentinas. Espero que esta lección los prepare para liderar a otros con naturalidad y confianza a través de las tormentas de la vida.

7 principios para gestionar las crisis

1. Descubre y define el verdadero problema

Como bien dice Max De Pree, “la responsabilidad principal de un líder es definir la realidad.” Los líderes deben sumergirse en el terreno con el objetivo de entender exactamente qué es lo que ha ocurrido y comprender las condiciones actuales.

 2. Actúa rápidamente

 3. Proporciona consuelo

Las crisis no se gestionan sentado detrás de un escritorio, sino que debes acercarte a las personas. La presencia visible de un líder durante tiempos de crisis inspira confianza y le da a los demás una sensación de seguridad. Sin duda, la habilidad de un líder para controlar sus propias emociones es esencial durante una crisis. Además, la preparación es algo clave. Obviamente, hay crisis que son completamente impredecibles. De todas formas, las organizaciones pueden diseñar, con anticipación, planes estratégicos para cualquier tipo de emergencia. Las compañías que poseen un plan de emergencia se encuentran en una posición mucho más favorable para enfrentar crisis repentinas que aquellas en los cuales sus líderes deben reaccionar sobre la marcha.

4. Simplifica la situación

En momentos de crisis, las emociones están a flor de piel y las circunstancias parecen arrolladoras. Para tomar decisiones claras y racionales, un líder debe abstraerse de los sucesos para determinar cuáles son los aspectos que no tienen remedio e identificar los asuntos principales que están en juego. Durante una crisis, yo suelo aislarme de todo lo que sea momentáneo para determinar los mayores problemas. Luego, reúno a mi equipo de liderazgo principal, escucho y tomo sus aportes y modifico la lista acorde a ello. Plasmar los temas centrales en un papel, me ayuda a focalizarme en la crisis, más allá del caos.

 5. Aprovecha el apoyo de gente con influencia

En toda organización, un pequeño grupo de personas tiene la mayor parte de la influencia. Durante una crisis, pon atención extra para asegurarte de que aquellas personas clave con influencia asuman el plan para gestionar la crisis.

 6. Actúa un paso a la vez

En momentos de crisis, las condiciones cambian constantemente. Por esta razón, los planes a largo plazo están destinados al fracaso. Al enfrentar una situación de cambios rápidos, es mejor concentrarse en el corto plazo. Enfócate en realizar el próximo paso, deja que las cosas se estabilicen, y luego haz una re-evaluación de la situación.

7. Haz lo correcto y no lo más fácil

Los problemas difíciles raramente tienen soluciones simples. Evita los atajos y niégate a modificar tus normas éticas para simplificar la situación. En su lugar, aférrate a tus convicciones y pon las necesidades de tu gente por delante de tu comodidad y conveniencias personales.

Fuente: Magazine Wobi

Editado por: Judith Aponte/Collellca

Anuncios