El Manual de Liderazgo

lecciones de liderazgo

26 lecciones críticas que todo líder necesita

Autor: John C. Maxwell

RESUMEN EJECUTIVO

El camino hacia el liderazgo comienza con una pregunta que pocos nos hacemos: ¿Cómo me lidero a mí mismo?

John Maxwell presenta veintiséis ideas, no sólo para aquellos que aspiran a posiciones de liderazgo, sino también para líderes veteranos que aspiran a construir y a mejorar los pasos que les llevaron al frente de la línea.

Un liderazgo sólido tendrá un impacto en cualquier esfuerzo, pero los líderes sólidos están preparados para el riesgo -y lo más importante, para el fracaso. El Manual de Liderazgo

presenta una hoja de ruta para un camino que muchos pueden cruzar, pero pocos escogen seguir.

Conviértase en un líder fuerte

Cualquiera puede liderar, pero convertirse en un líder de calidad requiere una vida de aprendizaje. Algunos descubrimientos del liderazgo vendrán de sus errores, que a menudo proporcionan lecciones valiosas.

Absorba estas lecciones y sus errores, no importa lo difícil que pueda parecer en ese momento.

Como dijo el poeta Archibald MacLeish: “Sólo hay una cosa más dolorosa que aprender de la experiencia, y es no aprender de la experiencia”.

Lecciones de liderazgo

 Para ser un líder, usted debe ser valiente, asumir riesgos y aceptar la responsabilidad. Ponga estas 26 lecciones de liderazgo a trabajar, no como teoría sino como acción práctica y apropiada:

  1. Si se siente solo en la cima, no está haciendo algo bien: los líderes no llegan a la cima de la montaña por su cuenta; ellos necesitan ayuda. Los líderes deben retribuir y ayudar a los que lideran a escalar también. El foco del liderazgo es la gente, así que desarrolle sus “habilidades de gente”. Rutinariamente pasee por su oficina para interactuar personalmente con los miembros del personal.
  1. La persona más difícil a liderar es usted mismo: los líderes no siempre pueden verse a sí mismos objetivamente. Para obtener una valoración honesta, enumere sus objetivos primarios y califique cada uno como logrado o no logrado. Lleve su lista a las personas que admira, dígales que está evaluando solicitantes de empleo y pídales que califiquen a la persona que seleccionó. ¿Sus calificaciones corresponden a cómo usted se juzga? Este ejercicio le ayudará a desarrollar autodisciplina, paciencia y responsabilidad.
  1. Los momentos decisivos definen su liderazgo: Winston Churchill, primer ministro del Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial, unió a su país contra los nazis. Los momentos cruciales de la vida demuestran quién es la gente – para sí mismos y para los demás. La forma en que se maneja a sí mismo durante estos momentos depende de las elecciones que haga en tiempos menos dramáticos. Elija la actitud, prioridades y relaciones correctas.
  2. Cuando le patean el trasero, sabrá que está a la cabeza: cuando usted lidera, la crítica es parte del territorio. Para hacer frente a la crítica, usted necesita saber quién es usted. Sepárese de su posición como líder. Mucha gente critica automáticamente a los líderes, no importa quiénes son o qué hacen. Desarrolle una piel gruesa. Como líder, usted tiene responsabilidades y trabajo que hacer. Deje de defenderse y siga adelante con sus asuntos.
  1. Nunca trabaje un día en su vida: logre ese estado exaltado en el que siente pasión por la forma cómo se gana la vida. Como CEO de General Electric, Jack Welch enseñaba que la pasión y el entusiasmo impulsan a los líderes fuertes e inspiran a sus seguidores. Si usted no es un apasionado por su trabajo al menos la mitad del tiempo, encuentre uno nuevo.
  1. Los mejores líderes son los que escuchan: la mayoría de las personas creen que son buenos oyentes, pero por desgracia, no lo son. Escuchar es difícil para cualquiera, pero especialmente para los líderes. No puede dirigir a la gente si no los entiende. Comprender requiere escuchar. Los grandes líderes deben ser grandes aprendices. Escuchar es la manera ideal de obtener nueva información. Acostúmbrese a escuchar y aprender de los demás. Busque las ideas y opiniones de quienes le rodean, incluyendo a otros líderes de su organización.
  1. Entre en la zona y quédese allí: los líderes inteligentes operan desde sus puntos fuertes. Para mejorar, concentre sus esfuerzos en sus habilidades más destacadas. Realice una auditoría informal para determinar sus fortalezas principales. Concéntrese en esas habilidades específicas y en lo que está haciendo bien. Al llevar a cabo su auditoría, considere si su trabajo utiliza completamente sus talentos especiales. Enumere tres tareas en las que sobresalga. ¿Está gastando más o menos tiempo en ellas? Si no puede concentrarse en sus habilidades básicas, busque un cambio para pasar más tiempo trabajando desde sus fortalezas.
  1. La primera responsabilidad de un líder es definir la realidad: asegúrese de mantener los pies en la tierra y mantener contacto con la realidad. Para asegurarse de ver el trabajo y la vida con claridad, investigue la realidad en el fondo de cada dilema. Determine si otros ven las cosas como usted. Si existen problemas ¿puede arreglarlos? ¿Puede distinguir los problemas que puede arreglar de los que no? Pida a terceros (de su confianza) sus análisis independientes de la situación.
  1. Para ver qué tal lo está haciendo, mire a la gente: su desempeño individual como líder no importa tanto como la forma en que se desempeña la gente a la que lidera. Los líderes son responsables de lo que sus equipos logran o no. Muchos factores explican el desempeño de una organización, incluyendo la oportunidad, el mercado, los empleados, la cooperación, los medios, los activos y algo de suerte. Lo que caracteriza a las principales organizaciones es el liderazgo de calidad. ¿Su gente cree en usted como su líder? Si no, usted no está realmente liderando. En ese caso, debe cambiar esta situación inmediatamente. Trabaje en el desarrollo de relaciones fuertes con los miembros de su equipo y gane su confianza.
  1. No envíe sus patos a la escuela de águilas: así como los líderes necesitan trabajar según sus fortalezas individuales, también debe hacerlo la gente a quien lideran. No coloque a los empleados en trabajos de liderazgo que no les convengan. Si usted intenta convertir patos en águilas, seguramente quedará frustrado – y también se frustrarán sus patos y águilas. Cuando necesite llenar una posición gerencial, seleccione un candidato apto para el liderazgo, alguien conocido por las cualidades adecuadas: adaptabilidad, discernimiento, perspectiva, vocación de servicio, ingenio, madurez, resistencia y responsabilidad.
  1. Mantenga su mente en lo fundamental: el principio de Pareto establece que el 80% de los efectos derivan del 20% de las causas. Para operar más eficientemente, asegúrese de concentrar sus esfuerzos en sus preocupaciones más importantes. Deje que los problemas de la línea lateral permanezcan al margen. Realice una auditoría personal para ver cómo gasta su tiempo. Revise su calendario y listas de prioridades con un ojo hacia hacer las cosas más importantes primero y delegar las menos relevantes. Aproveche su tiempo para trabajar desde sus fortalezas, no desde sus debilidades.
  1. Su mayor error es no preguntar qué error está cometiendo: los errores son parte integrante de la vida. Cada error que comete puede ser una lección valiosa. Espere fallar ocasionalmente. Cuando lo haga, averigüe qué hizo mal y cómo evitar hacerlo de nuevo. Para evitar errores, pregunte si le falta algún elemento crucial de la situación y esté atento a los factores que podrían salir mal. No se preocupe por lo que sabe; preocúpese por lo que no sabe, y haga todo lo posible para descubrir ese conocimiento faltante.
  1. No maneje su tiempo – maneje su vida: no piense que puede manejar el tiempo. Lo que puede hacer es administrarse a sí mismo y decidir cómo usa su tiempo. Utilice esta fórmula para decidir las tareas que debe realizar: Califique la importancia de cada tarea de uno a cinco, siendo uno sin importancia y cinco crucial. Calcule la urgencia de cada tarea de uno (fin de año) a cinco (este mes). Multiplique importancia por urgencia – por ejemplo, “5 (urgencia crítica) x 4 (mes siguiente) = 20.” Aborde cada tarea en el orden de su puntuación. Primero haga la tarea con la puntuación más alta y trabaje hacia abajo.
  1. Siga aprendiendo para seguir liderando: cada líder necesita un plan formal para su crecimiento personal. Lea ampliamente libros y periódicos dentro y fuera de su campo. Asista a conferencias profesionales. Haga que el aprendizaje sea el tema principal de su vida. Hacer que su empresa sea un lugar que fomente el aprendizaje y el crecimiento es una responsabilidad fundamental del líder.
  1. Los líderes se destacan en tiempos difíciles: los eventos desafiantes ofrecen oportunidades especiales para construir su marca como líder respetado y creíble, alguien dispuesto a tomar las decisiones difíciles y a tomar riesgos calculados. Usted estará mejor capacitado para hacerlo si practica la toma de decisiones deliberadas, incluso difíciles, sobre los asuntos más pequeños que enfrenta a diario. Jugar a lo seguro no es el trabajo de un líder. Saber cuándo apostarlo todo, si lo es.
  1. La gente deja a la gente, no a las empresas: hasta el 65% de los empleados abandonan sus empresas porque no les gustan sus jefes. Estos supuestos líderes hieren a quienes les rodean, degradan a los miembros del equipo, son indignos de confianza, incompetentes e inseguros. No sea el líder que otros tienen que esquivar. Trabaje duro para que sus relaciones con sus empleados sean lo más satisfactorias posible. Cada día, pruebe a las personas en su equipo que usted es digno de su confianza como un líder maduro y que puede liderarlos responsablemente.
  1. La experiencia no es la mejor maestra: lo que cuenta más no son sus experiencias, sino cómo lidiar con ellas. Para algunas personas, la experiencia es valiosa porque proporciona nuevos conocimientos e ideas. Otros no aprenden nada de sus experiencias. Lo que separa a los que aprenden de los que no lo hacen es lo mucho que intentan entender y reflexionar sobre lo que han vivido. Este paso vital – análisis reflexivo – transforma la experiencia en nueva comprensión. Conviértase en un verdadero estudiante de la experiencia. Cuando suceda algo notable, registre el evento y lo que aprendió de él. Piense cuidadosamente sobre el significado de cada paso.
  1. El secreto para una buena reunión es la reunión antes de la reunión: reúnase de antemano con la gente clave que asistirá a una reunión importante para asegurarse de que todos estén en la misma página. El propósito de cualquier reunión es lograr una meta. Cuando usted se reúne con los participantes primarios con antelación, tiene la oportunidad de asegurar un “acuerdo” para lo que tratarán en la reunión principal. Tales reuniones previas también ayudan a mejorar su influencia.
  1. Sea un conector, no sólo un escalador: los líderes son escaladores naturales: ambiciosos, agresivos y competitivos. Asesorar a un líder prometedor a no subir la escalera es una pérdida de tiempo. En su lugar, explique cómo los líderes deben recorrer su camino hacia la parte superior haciendo un gran trabajo y estableciendo conexiones significativas a lo largo del recorrido Tales conexiones aseguran la lealtad de aquellos cuya ayuda necesitarán para liderar eficazmente.
  1. Las decisiones que toma, le hacen: elegir una cosa sobre otra es un ejercicio calculado de poder. Las decisiones que toma definen quién es, qué es importante para usted y los valores que representa. Sus opciones son trascendentales. Después de su decisión, sus resultados dependerán totalmente de la trayectoria que usted seleccionó y de todas sus buenas o malas consecuencias. Cada elección le cambia. El autor C. S. Lewis escribió que cada elección hace que su yo más interior sea más angelical o más diabólico. Tome sus decisiones con cuidado y evite esas desafortunadas ofertas que contradicen sus valores.
  1. La influencia debe ser prestada, nunca entregada: los líderes ganan influencia con el tiempo. La influencia es un bien valioso. Aproveche su influencia para ayudar a quienes no tienen ninguna, como lo hizo Martin Luther King Jr. durante la era de los derechos civiles. Tenga cuidado de cómo usted gasta su influencia. Trate este activo intangible como algo que usted presta, no entrega. Asegúrese de obtener un buen rendimiento de esa transacción.
  1. Por todo lo que obtiene, renuncia a algo: el liderazgo requiere compromisos difíciles. Durante la guerra civil de EEUU, los consejeros del presidente Lincoln le advirtieron que no agregara 500.000 soldados al ejército de la unión. Dijeron que haría imposible su reelección. Lincoln respondió que las tropas adicionales eran cruciales para el éxito de la guerra. Lincoln dijo, “Si caigo por esa acción, será ondeando mis colores”. Que este sea su lema. Siga valientemente el curso elegido.
  1. Los que empiezan el viaje con usted rara vez lo terminan: como líder, sus relaciones con los miembros de su equipo deben ser importantes para usted. Sin embargo, no tome personalmente cuando la gente se va. Así es la vida. Permanezca firme en su liderazgo.
  1. Pocos líderes son exitosos a menos que muchas personas quieran que lo sean: la próxima vez que vea una película, preste atención a los créditos al final. Docenas de nombres aparecen; cada persona contribuyó algo a la película, a su manera. Sin esas contribuciones, la película no existiría. El liderazgo sigue la misma dinámica. Usted no puede ser un líder eficaz sin la ayuda de otras personas. Éstos incluyen a los que utilizan el tiempo eficientemente, a los que aman colaborar, a los que inspiran su pensamiento, y muchos más.
  1. Sólo obtendrá respuestas a las preguntas que haga: a menudo, las personas son reacias a hacer preguntas porque no quieren aparecer mal informadas. De hecho, los que conocen lo respetan cuando hacen preguntas inteligentes. Pida las respuestas que necesita para hacer su trabajo. Hacer las preguntas correctas y aprender de las respuestas correctas es crucial para su éxito. Antes de que pueda usar preguntas para obtener la información que necesita, considere su marco de referencia. Pregúntese si está haciendo lo que debe hacer para ser un buen líder. Recuerde, primero lo primero.
  1. La gente resumirá su vida en una frase – escójala ya: después de que se vaya, ¿cuál será su legado? Comience a pensar en eso ahora. Sólo tiene la oportunidad de crear su legado a diario a través de sus acciones. Absorba y viva estas lecciones para asegurarse de seguir el curso correcto. Elija cómo la gente lo recordará.

Aplicación práctica

Para líderes principiantes: ahora que ha estudiado las 26 lecciones de liderazgo, póngalas a trabajar en su vida. Esto es vital para su desarrollo de liderazgo. Sea totalmente intencional acerca del proceso. Trabaje duro. Siga aprendiendo siempre.

 Para líderes experimentados: muchas de estas lecciones reflejan lo que ya sabe. Páselas para ayudar a los jóvenes líderes a darse cuenta de su pleno potencial.

Fuente: Resumido.com

Libros de Gerencia Resumidos

Editado por: Judith Aponte/Collellca

Cómo ser una mejor versión de ti mismo

Autor:  Agustín Torres

Para tener mejores resultados tienes que empezar a trabajar en ti mismo para convertirte en una mejor persona y en un mejor empresario, como dijo Jim Rohn “Para tener más, tienes que SER más”.

Para ser mejor tienes que desarrollar habilidades, adquirir nuevos valores, cambiar tus creencias y adquirir nuevos conocimientos y el éxito vendrá solo, el éxito es algo que se atrae por la persona que eres.

Aquí encontrarás los 8 puntos que te permitirán ser esa mejor versión de ti mismo:

mejor versiona de mi

  1. Desarrolla un carácter basado en valores universales.

Deberás aprender y vivir los valores universales tales como la integridad, perseverancia, humildad, compasión, ética. Cuando tu carácter refleja estos valores te ganas el respeto de los demás.

Tener carácter también se refiere a ser fuerte en los momentos difíciles y alzar la voz y luchar por lo que tú crees.

  1. Clarifica tu Visión.

La visión es cómo te describes a ti mismo en el futuro desde lo alto, puede ser una causa, un sueño o un enunciado.

Una vez que tienes la visión hay que desarrollar las metas anuales en los diferentes roles que tienes, tales como la salud, familia, negocios, amigos, espiritualidad.

  1. Maneja el tiempo a tu favor

Tienes que dar prioridad a los asuntos importantes sobre los urgentes.

Tienes que llevar a cabo tu planeación semanal revisando tu visión y tus metas anuales, revisa tu calendario para los siguientes 3 meses, agenda las juntas y los temas importantes de la semana para avanzar en el logro de las metas.

Toma acciones y decisiones ahora, no las postergues, lo más fácil es dejarlas para después que es lo que hace la mayoría.

No te pierdas en la operación del día con día haciendo solo las cosas urgentes, dale espacio a las importantes en tu agenda.

  1. Vive la regla de oro “Trata a los demás como te gustaría ser tratado”.

Muestra empatía con los demás, no juzgues en vez de eso muestra compasión.

Utiliza un escudo de amor y compasión con todas las personas.

  1. Sé un buen comunicador.

Comunicar se trata de escuchar, cuando alguien habla pon atención a lo que dice, escucha, no te preocupes por lo que vas a decir después.

Ve a las personas directamente a los ojos, mantente presente en la conversación, elimina las distracciones como el celular o la computadora, escucha, repite lo que te dijeron para ver si entendiste bien.

No amenaces ni des órdenes autoritarias.

Dar y solicitar retroalimentación incluyendo lo que se tiene que dejar de hacer, lo que se tiene que empezar a hacer y lo que se tiene que seguir haciendo.

  1. Rinde buenas cuentas

Cuando cometes errores, las cosas no salieron bien, no se están logrando los resultados deseados, toma la responsabilidad y movilízate, evalúa lo que se está haciendo bien y lo que se puede hacer mejor.

La mayoría de la gente no rinde cuentas, culpa a otros o niegan ser ellos los responsables, elimina de tu mente “yo no sabía”, “no tuve tiempo”, “no es mi trabajo”, “no lo logré por culpa de los demás”, en vez de estas frases di la frase que te cambia el rumbo: “Tengo la situación bajo control, nada me va a detener a lograr mis metas, ¿Qué voy a hacer para superar estos obstáculos y lograr los resultados que quiero?”

  1. Aplica el valor del conocimiento

Tus acciones y comportamientos siguen a tus pensamientos, si seleccionas lo que va a ir a tu mente esto puede tener un impacto enorme en tu habilidad de alcanzar tus metas.

Desarrolla el hábito de leer un libro cada mes e invierte el 3% de tu ingreso en adquirir más conocimientos a través de cursos, libros, audiolibros…

  1. Nunca te rindas

Si decides no darte por vencido tienes altas probabilidades de tener éxito.

Las personas exitosas típicamente experimentan al menos 3 a 4 fracasos importantes en sus carreras.

Vence al enemigo con trabajo duro y constante, los fracasos no definen tu vida, sirven para aprender.

Cuando tienes un obstáculo analiza los pensamientos que te vienen a la mente, decide tener pensamientos positivos, motivadores, inspiradores.

No esperes que las cosas sean más fáciles, el entorno es neutral, mejor prepárate para que aun con un entorno no muy favorable tu salgas triunfante.

 

Fuente: http://www.coachagustintorres.com

Editado por: Judith Aponte / Collellca

 

¡Cómo convertir en oro los deseos!

Autor: Jorge Jaime Daza Ramirez

frase-Soichiro-Honda.png

Soichiro Honda nació en una familia humilde de Hamamatsu – Japón,  en 1906.

Trabajó desde muy pequeño en la herrería de su padre. Terminó especializándose en la reparación de bicicletas. Su primer sueño era el de convertirse en un ingeniero mecánico.

En 1922, Soichiro dejó  la escuela para buscar trabajo en Tokyo, logrando un puesto de aprendiz en un taller de autos.

A los veintiséis años fundó la Toukai Precision Machine Company, que se dedicaba a la producción de anillos de pistón. Al mismo tiempo cursó estudios en la “Escuela de Ingeniería de Hamamatsu”.

Soichiro tenía una meta que había desarrollado en su mente y en su corazón, deseaba obtener un contrato con TOYOTA, con el fin de distribuir los anillos de pistón que su fábrica producía.

Para obtener este contrato, Soichiro trabajo día y noche, dormía en el taller, comía muy poco, se sacrificó mucho con la fe de que podría perfeccionar su diseño y elaborar un producto que cumpliese todas las directrices de calidad que estipulaba TOYOTA.

Incluso vendió las joyas de su esposa para obtener el capital de trabajo suficiente para completar el proyecto.

Finalmente llego el día de mostrar sus anillos de pistón a TOYOTA, todo el sacrificio y el esfuerzo que había puesto Soichiro en este proyecto se encontraban en juego.

Desafortunadamente TOYOTA no estaba interesado en sus productos, ya que según ellos; no cumplían con sus estándares de calidad.

Cuando Soichiro regreso a la “Escuela de Ingeniería”, sufrió varias burlas de sus compañeros, todos  se reían  por su diseño fallido y por haber desaprovechado esa inigualable oportunidad.

Pero Soichiro se negó a darse por vencido. En lugar de centrarse en su fracaso, siguió trabajando hacia su meta.

Luego de dos años de trabajo duro y sacrificio, logro un espectacular crecimiento de su fábrica.  Fue tal el crecimiento y en tan corto tiempo que TOYOTA puso los ojos en esta compañía. Luego de algunas negociaciones, Soichiro vendió su fábrica de anillos de pistón a la misma TOYOTA que le había negado un contrato dos años antes.

Con el dinero de la venta empezó a fabricar motocicletas, que alcanzaron rápidamente  gran prestigio y popularidad.

En 1948 Soichiro fundó la Honda Motor Company.

La reputación de la compañía aumentó en 1949 con la fabricación de la motocicleta Dream, a la que siguió el modelo Cab que tuvo un éxito de ventas arrollador.

Cuando Edwin C. Barnes viajo de polizonte en un tren de mercancías en East Orange, New jersey, hace más de un siglo, quizá pareciese un vagabundo, ¡pero sus ideas eran las de un rey!

Mientras se dirigía desde los rieles del ferrocarril hacia la oficina de Thomas A. Edison, su cerebro trabajaba sin parar. Se veía a sí mismo de pie en presencia de Edison. Se oía pidiéndole a Edison la oportunidad de llevar a cabo la única obsesión imperiosa de su vida, el deseo ardiente de llegar a ser socio en los negocios del gran inventor.

¡El deseo de Barnes no era una esperanza! ¡No eran ganas! Era un deseo vehemente, palpitante, que lo trascendía todo. Era algo muy definido y definitivo.

Pasaron cinco años antes de que apareciera la oportunidad que había estado buscando.

Para todos, excepto para él, sólo era una parte más del engranaje de los negocios de Edison, pero para Barnes en su interior, sintió que fue el socio de Edison cada minuto del día, desde el primero en que empezó a trabajar allí.

Es una ejemplificación notable del poder de un deseo definido. Barnes consiguió su objetivo porque deseaba ser socio de Edison más que ninguna otra cosa. Creó un plan con el que alcanzaría su propósito. Se mantuvo firme en su deseo hasta que éste se convirtió en la obstinación obsesiva de su vida y, finalmente, en un hecho.

Cuando viajó a Orange, no se dijo a sí mismo: «Trataré de convencer a Edison de que me dé algún tipo de trabajo», sino: «Voy a ver a Edison para explicarle que he venido a hacer negocios con él».

No se dijo: «Estaré alerta ante cualquier otra oportunidad, en caso de que no consiga lo que quiero en la organización de Edison», sino: «No hay más que una cosa en este mundo que estoy decidido a conseguir, y es asociarme con Edison en sus negocios. apostaré mi futuro a mi capacidad para conseguir lo que quiero».

No se planteó en ningún momento retroceder. ¡Tenía que triunfar o morir!

¡Ésa es toda la historia del éxito de Barnes!

Comenzar un proyecto o emprendimiento con un deseo vivo y tenaz, es mucho más importante de lo que creemos. Si pudiésemos sondar nuestro espíritu y corazón, y calcular el vigor de nuestros deseos, podríamos predecir casi con exactitud: ¡El éxito o fracaso hacia nuestro objetivo!

Si nuestros deseos son pálidos y fofos, nuestro progreso corresponderá a ese tinte y a esa consistencia. Pero si ponemos empeño persistente en lograr nuestro fin y lo hacemos con la misma energía  de un lobo que va tras su presa o como la noche se apodera del día, entonces nada en el mundo podrá derrotarnos.

“Persistencia ante la derrota”, es uno de los secretos para lograr el éxito en los negocios, pero si no está alimentado por un deseo vehemente, todo intento terminara en fracaso y nuestro espíritu emprendedor terminara disminuyendo en cada oportunidad fallida, hasta llevarnos a la derrota total.

El deseo de éxito se encuentra estrechamente ligado con la pasión que tenemos al realizar nuestro trabajo. Todo aquel que siente esa pasión, se entrega totalmente hacia sus sueños. Día y noche piensan en los problemas de su proyecto, duerme pensando en las tareas del día siguiente, se despierta motivado y desesperado en realizar sus actividades, cuando habla con su familia o amigos, defiende su proyecto con uñas y dientes, aunque los demás piensen que se le zafó un tornillo de la cabeza.

“La pasión hace que nos entreguemos totalmente hacia nuestros sueños”

Napoleón Hill en su libro “Piense y Hágase Rico”, ha establecido seis pasos para convertir en oro los deseos, este método le fue traspasado nada menos por el legendario millonario “Andrew Carnegie” a continuación comparto este método:

Seis pasos que convierte en oro los deseos:

personas-exitosas como conv.en oro

1.- Fije en su mente la cantidad exacta de dinero que desea. No es suficiente decir “Quiero mucho dinero” Sea exacto en cuanto se refiere a la cantidad. (Hay una razón psicológica respecto a esta exactitud)

2.- Determine exactamente lo que está dispuesto a dar a cambio de dinero. (No existe cosa tal como “algo por nada”)

3.- Establezca una fecha definitiva en la que intenta poseer el dinero que desea.

4.- Forme un plan bien definido para realizar sus deseos y comience en seguida, en todo momento esté preparado a poner en práctica su plan.

5.- Escriba una declaración clara y concisa sobre la cantidad de dinero que piensa usted tener, defina lo que trata de dar a cambio por ese dinero y describa claramente el plan mediante el cual lo acumulará.

6.- Lea su declaración escrita en voz alta dos veces al día, una antes de acostarse por la noche y otra después de levantarse por la mañana. Al mismo tiempo que lee, vea, sienta y crea que ya está en posesión de ese dinero (Este paso le atribuirá confianza en sí mismo)

Alentemos entonces nuestro entusiasmo y deseo, enumeremos los beneficios que tendremos al lograr nuestros objetivos. Pensemos lo que significaría en dinero, en confianza en nosotros mismos, pensemos como nos verán nuestros círculos sociales, nuestras amistades, nuestra familia, sintamos el orgullo que sentirán las personas allegadas a nosotros, cuando cumplamos nuestro objetivo.

“Los sueños se convierten en realidad cuando el deseo los transforma en acción concreta. Pida a la vida grandes dones y anime a la vida a que se le entregue a usted”

 

Fuente: https://www.emprendices.co

Editado por: Judith Aponte / Collellca