5 Profesiones que serán desplazadas por la inteligencia artificial

Autor: Christian Morales

La implementación de inteligencia artificial en las empresas es una realidad. Esta tecnología saltó de las películas de ciencia ficción para volverse un compañero más en el trabajo, automatizando una gran cantidad procesos de producción  y servicios en la industria.

Según la firma McKinsey & Company esto no es un fenómeno nuevo, pero sí uno que está avanzado e impactando en la economía. Tan sólo en México, la automatización modificaría alrededor de 25.5 millones de empleos existentes, lo cual representa un 52 % del total de profesiones.

Para Gustavo Parés, director general de la firma Nearshore Delivery Solutions México, es de vital importancia estar atento a las necesidades de la industria mexicana.

“Es básico identificar claramente las áreas que más se puedan beneficiar de la automatización y estar preparados para implementarlos de acuerdo a los requerimientos cambiantes de cada industria”, señaló Parés.

A pesar de la ávida apertura de la industria por esta tecnología, se tiene la creencia de que los sistemas de inteligencia artificial y robots reemplazarán a los trabajadores. Sin embargo, de acuerdo con Parés, la finalidad real es ayudar a los trabajadores en tareas rutinarias o peligrosas, transformando sus labores en el trabajo, y aportando así más seguridad y eficiencia.

Aquí te contamos cuáles son cinco de las profesiones que a nivel mundial se verán transformadas por la inteligencia artificial:

Inteligencia-Artificial

  1. Choferes

Los carros sin conductor ya no son propiedad de películas futuristas. Empresas líderes como Google, Apple y Uber están trabajando fuerte en la división de carros autónomos inteligentes. Por ejemplo, Google tiene más de 3 millones de millas recorridas, aproximadamente 4.8 millones de kilómetros recorridos por coches autónomos.

Esto ha llamado la atención de los usuarios pues significa viajes más seguros, un consumo más eficiente de combustible y una reducción en el tráfico, sin mencionar el tiempo libre producto de soltar el volante y olvidarse del estrés del tránsito en las grandes ciudades.

  1. Cajeros y ejecutivos de cuenta en bancos

La industria bancaria es una de las más beneficiadas por la inteligencia artificial y el software. Los nuevos servicios como banca virtual en Internet ya comenzaron a reemplazar las visitas al banco. Watson, desarrollado por IBM, ya es uno de los sistemas más utilizados en este sector.

Entre las funciones de los sistemas de I.A. en la banca están el contestar mails a los clientes, brindar asesoramiento en materia de productos bancarios, de ahorro y de aseguramiento, hasta evaluación y aprobación de créditos.

Otro caso es la implementación de cajeros inteligentes, que al igual que un ejecutivo, pueden apoyar en diversas transacciones como el depósito a diversas cuentas, pago de servicios y retiro de efectivo.

  1. Abogados

Hace algunos años resultaba imposible pensar que una tarea tan compleja como leer y analizar las leyes se vea atendida por un robot, pero esto ya es una realidad. ROSS es un sistema de inteligencia artificial que puede revisar detalladamente miles de documentos jurídicos simultáneamente.

La implementación de sistemas robóticos en el sector de la justicia facilitará la búsqueda de información, ahorrando tiempo a los abogados.

  1. Fabricación de autos

La industria automotriz es una de las más beneficiadas por el desarrollo de la inteligencia artificial, tan sólo del 2012 al 2014, el número de robots empleados  en el proceso de construcción de autos  ha incrementado considerablemente.

La frase ‘máquinas fabricando máquinas’ es mencionada cotidianamente, pues las empresas buscan satisfacer la alta demanda de automóviles y  reducir costos.

  1. Ejecutivo de call center

El sistema de atención al cliente que ofrecen los call centers está cambiando. Debido a la alta demanda de atención que exigen los usuarios, las empresas han optado por la inclusión de chatbots, que son sistemas de atención al cliente impulsados por inteligencia artificial, los cuales buscan resolver problemas o dudas que el usuario tenga mediante el uso de chats.

Esto no significa que su empleo se vea afectado, sino que el ejecutivo ahora se dedicará a resolver necesidades específicas y complejas que tenga el usuario y no simples dudas que una máquina pueda atender.

Se espera un alto número de cambios para los próximos años debido al amplio desarrollo de la inteligencia artificial, sin embargo, esto no es motivo de alarma, pues los expertos aseguran que la tecnología no acabará con más trabajos de los que pueda crear en la próxima década.

 

Fuente: https://www.emprendices.co

Editado por: Judith Aponte / Collellca

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Cuando Usar el Choque de Empatía

choque-de-empatia

El choque de empatía es una intervención poderosa a usar cuando dos personas en tu vida están azotándose brutalmente el uno al otro en lugar de comunicarse, o cuando por lo menos una persona está más interesada en atacar que en escuchar. Úsalo cuando veas la primera señal de que un conflicto se está saliendo de control.

Este es un ejemplo:

Gerente de un equipo de aplicaciones informáticas: hemos programado este lanzamiento para la próxima semana, pero escucho que hay un problema.

Simón: sí, hay un problema. Kim no me dio suficiente tiempo para trabajar en eso. Sus plazos no son realistas. Nadie podría terminarlo a tiempo.

Kim (furiosa): Simón podría si hiciera lo que le pedí. Estamos atrasados porque pasó tres días extra añadiendo una cantidad de gráficas y atributos adicionales que a nadie le importan. Tenemos que vender este producto pero en lugar de eso hay una cantidad de características poco valiosas y no un producto para vender. No me culpen por el
desorden.

Gerente de aplicaciones: bien. Antes de hablar de lo que está sucediendo con el lanzamiento, me gustaría hacer algo. Sé que los dos son extraordinariamente buenos en lo que hacen. De hecho, ustedes dos son los mejores desarrolladores con los que jamás haya trabajado. Y también sé que es muy difícil para ustedes dos trabajar juntos. Así que quisiera hacerle una pregunta a cada uno, con la meta de ver si podemos
hacer que esta situación funcione mejor para ambos.

Kim y Simón (ambos a la defensiva): está bien. Gerente de aplicaciones: comencemos contigo Kim. Esta es la pregunta: si le preguntara a Simón qué es lo que más lo frustra de trabajar contigo, ¿qué diría?

Kim (sorprendida por la pregunta): hmm. Bueno. Eeh… Creo que diría que no respeto su talento. O que estoy más interesada en establecer plazos que en hacer que el producto sea lo mejor posible. Gerente de aplicaciones: entonces, ¿eso qué lo lleva a querer hacer a él?

Kim: enfadarse. Porque, mira, yo sé que él realmente está interesado en hacer que este producto sea el mejor del mercado y no puede. Y eso lo entiendo, en serio, pero la compañía no trabaja de esa manera.

Gerente de aplicaciones: gracias. Eso lo aprecio. Y ahora quisiera hacerle la misma pregunta a Simón. Simón, si le preguntara a Kim qué es lo que más la frustra de trabajar contigo, ¿qué diría?

Simón (desarmado por la comprensión de Kim): bueno… hmm… bien, creo que ella diría que la alta gerencia espera que cumpla conlos plazos y la culpan si nos atrasamos porque pasé tiempo añadiendo cosas que la gerencia no solicitó. Y eso lo entiendo. Quiero decir, para mí está mal sacar un producto que no es tan bueno como podría serlo, pero puedo ver que eso es un problema para Kim.

Gerente de aplicaciones: ¿y eso cómo la hace sentir a ella?

Simón: probablemente temerosa de que la despidan. O enojada conmigo por echarle a perder todo.

Gerente de aplicaciones: gracias por responder eso tan honestamente.  Ahora, sé que justo en este momento queremos concentrarnos en tener este lanzamiento listo tan pronto como podamos.  Así que definamos un cronograma y miremos si podemos cumplir con la fecha límite.

Pero ¿ustedes dos estarían dispuestos a reunirse después y ver si hay alguna manera de alcanzar la meta de Simón para hacer que el mejor producto posible se engrane con la necesidad de Kim de alcanzar nuestros objetivos? Porque estoy seguro que ustedes juntos pueden hallar buenas soluciones.

Cuando usas el choque de empatía, evitas cometer el error de interponer tus propias opiniones durante el proceso, así sean positivas (“Estoy muy de acuerdo con lo que dices acerca de los talentos de Simón”).

Tu meta es lograr que dos personas se reflejen entre sí, y no pueden hacerlo si estás parado en el medio. Así que facilita, pero

no te entrometas.

También entiende que no estás tratando de solucionar de inmediato el problema que está en la mesa (un hijo que no se somete a la hora de llegada a casa, un compañero de trabajo que no cumple con los plazos, etc.). En lugar de eso, estás llevando a las personas a un punto en el que ellas puedan solucionar el problema, y el siguiente que surja y el otro que venga después.

Haz esto bien y todos tendrán menos problemas por resolver, porque las personas que experimentan un choque de empatía tendrán menos deseo de destrozarse entre sí y más deseo de hacer que las cosas funcionen para el otro. Eso es porque en realidad han “sido” el otro, por lo menos por un momento, y ahora saben qué se siente.

Fuente: http://elexito.com

Editado por: Judith Aponte / Collellca

Seres humanos que hidratan a los demás

seres-humanos-que-hidratan

Autor: Rafael Ayala

Mi esposa y yo tenemos una amiga que es muy entusiasta. Tenerla alrededor es muy agradable. Es del tipo de personas que te da gusto visitar o tenerla de visita en casa. Su carisma no depende de un talento natural específico, sino de su actitud. Cuando nos sentamos a platicar sus comentarios son alentadores; siempre sonríe y te dice lo maravilloso que eres para hacer algo. A pesar de que en ocasiones la vida la ha tratado con rudeza, su rostro no pierde la sonrisa ni su alma la esperanza. Estar con ella es como ir a la estación de gasolina para cargar combustible. Su entusiasmo te contagia y sales de allí motivado, de buen ánimo y con las baterías cargadas.

También conocemos a otra persona cuyo sello es opuesto al de la nuestra amiga. Este hombre verdaderamente sabe cómo encontrar lo malo en cada acontecimiento. La queja es su carta de presentación. Cuando no llueve maldice por la falta de agua y cuando el cielo derrama sus bondades se molesta porque la lluvia le incomoda. Si hace frío se queja por ello y si hace calor también. Constantemente critica al gobierno, los medios de comunicación, la iglesia y a sus vecinos y compañeros de trabajo. Su rostro suele estar duro; pareciera que sus músculos faciales fueran de cemento.

Cada vez que nos reunimos con este hombre nos sucede lo contrario a lo que pasa con nuestra amiga. En lugar de salir energizados de este encuentro salimos drenados; es como si hubiéramos conversado con una aspiradora de sueños y energía. A estos dos tipos opuestos de personas les llamo, humanos que hidratan y humanos que deshidratan, porque los primeros son una verdadera fuente de agua dulce y los segundos unos succionadores que parecen esforzarse por secar todo ánimo y esperanza.

¿Qué tipo de persona soy yo?, ¿qué tipo es usted? Cuando alguien más se acerca a nosotros, ¿le hidratamos o le deshidratamos? Es más, ¿le gusta a los demás estar a nuestro alrededor o es algo que evitan? Qué triste resulta que nos convirtamos en repelente de nuestros semejantes. Necesitamos asegurarnos que estamos siendo personas “Red Bull”, que tengamos la suficiente carga de taurina emocional que permita que quienes nos beban despierten sus anhelos y fe. A continuación describo tres acciones simples para convertirnos en fuente hidratante para nosotros mismos y para los demás:

  • Tenga un rostro “Sí”. ¿Le ha tocado hacer fila en el banco o algún otro lado y de sólo observar las caras de quiénes despachan saber quién quiere que le atienda y quién no? “Qué no me toque ése, mejor aquélla”. La razón es muy sencilla: las expresiones de sus rostros. Las personas que no deseamos que nos atiendan muestran un rostro adusto, serio, indiferente o en el peor de los casos agresivo. A estos les llamo “rostro no”. Como contraparte las personas que nos inspiran confianza y deseos de estar con ellas tienen un “rostro sí”. La diferencia es simplemente la sonrisa. Hay gente que se ha olvidado de sonreír. Si quiere saber qué tipo de persona es usted simplemente revise ahora mismo su foto en sus credenciales, licencias e identificaciones. Hágalo. Si descubre una cara no, decida transformarla sonriendo constantemente. Si observa en sus fotografías que está sonriendo, felicidades, tiene usted un rostro sí.
  • Vea lo bueno de la vida. Recuerdo un comercial de televisión que pasaban cuando era niño. En él se mostraba un vaso con agua hasta la mitad del mismo. El locutor simplemente decía: “hay quienes ven este vaso medio lleno y otros que lo ven medio vacío”. Esa es la diferencia entre una actitud pesimista y optimista. Los pesimistas justifican su actitud diciendo que se basan en la realidad de las cosas; pero la verdad es que ni el pesimista ni el optimista son realistas en sentido estricto; ambos interpretan las circunstancias que observan desde su propia perspectiva. Tener una actitud optimista no implica dejar de ver lo que sucede, sino verlo con un matiz de esperanza, enfocándonos en las posibilidades. Esto no sólo genera el efecto atractivo de personalidad del que hemos hablado, sino que también nos motiva a la acción, a continuar, a intentarlo. Quien cree que las cosas son viables, intenta obtenerlas. Quien piensa que no vale la pena o que no servirá de nada intentarlo, pues simplemente no lo hace. La realidad no es ni optimista ni pesimista, somos nosotros los que le damos esos tintes. Escoja el color que tiña de esperanza su realidad.
  • Deje de quejarse y de criticar. Nuestra boca puede ser fuente de agua dulce o de agua amarga. La queja la convierte en lo segundo. ¿Qué escucharía si grabara sus conversaciones cotidianas?, ¿qué tipo de agua produce su lengua? La cultura de la crítica y la queja enferma al ser humano, marchita el corazón, extermina la esperanza y destruye a los demás. La consecuencia que suele vivir una persona que constantemente se queja es la soledad, pues sus palabras repelen a los demás. Por si fuera poco las quejas no resuelven las cosas, sólo amargan el corazón de quién enfrenta el problema. Detenga sus críticas hacia los demás, no importa si es el gobierno, la iglesia, el trabajo, sus amigos o su propia familia. Decida hablar lo bueno, o por lo menos, dejar de hablar lo malo. Es mejor que crean que somos mudos a que confirmen que somos unos amargados.

La vida es muy corta para desperdiciarla enfocándonos en lo negativo de ella. Le invito a decidir convertirnos en personas que hidraten, no que deshidraten. Intentémoslo y descubriremos que a la mayoría de la gente le gusta compartir su tiempo y su vida con aquéllos que son fuente de esperanza, entusiasmo y energía.

 

Fuente:  http://elexito.com/

Editado por: Judith Aponte/ Collellca

 

Relaciones, emociones y liderazgo

Autora: Rita Arosemena P.

Hace unos días escuché un audio fantástico de Jim Rohn donde se explica la importancia de filtrar a las personas que forman parte de nuestra vida. Se puede hacer en tres grupos:

  1. Personas con quienes es conveniente establecer una asociación amplia (porque nos ayudan a crecer).
  2. Personas con quienes hay que tener una asociación limitada (porque no favorecen nuestro crecimiento pero tampoco son del todo negativas).
  3. Personas con las que no conviene tener ninguna asociación, porque solo llenan nuestra vida de caos y pesimismo.

Desde luego, romper un vínculo con alguien que ha sido y sigue siendo importante para nosotros no es fácil; de hecho, es tan complicado que algunas personas se resignan a mantener relaciones interpersonales con gente que menosprecia sus sueños y aspiraciones, que empequeñece su visión.

La inteligencia emocional  es una de las mayores deudas del sistema educativo tradicional, y también el principal desafío de todo líder o emprendedor. Sin la habilidad suficiente para reconocer nuestras propias emociones y actuar de forma coherente respecto a lo que sentimos, se ve afectada nuestra capacidad de toma de decisiones y pronto caemos en el equívoco de consolidar relaciones con personas que entorpecen nuestro desarrollo y dejar perecer los vínculos que contribuyen o pueden contribuir a nuestro crecimiento.

William Shakespeare dijo una vez: “Sabemos lo que somos, pero no lo que podemos llegar a ser”. El problema es que tampoco sabemos lo mucho que influye en nuestra evolución el tipo de personas del que decidimos rodearnos.

inteligencia-emocional.jpg

Fuera de toda superstición o creencia metafísica, la neurociencia es clara en este aspecto: somos propensos a convertirnos en aquello que nos rodea y a materializar nuestras conviccionesy a pesar de que la teoría psicológica de la formación moral habla del alcance de una etapa en la que somos capaces de distinguir entre lo que nos conviene y lo que nos perjudica, muchas personas no llegan a desarrollar del todo esa capacidad y tampoco cuentan con la inteligencia emocional ni la humildad para reconocer que su realidad actual está lejos de su realidad soñada.

A veces no somos conscientes de lo mucho que influye en nuestra evolución el tipo de personas del que decidimos rodearnos.

Siempre he pensado que la psicología de las emociones debería ser una disciplina de interés general y no académico. De hecho, muchos de los que ingresamos a la facultad de Psicología lo hacemos para resolver nuestros propios conflictos antes que para ayudar a los demás a cazar fantasmas.

En el emprendimiento y el liderazgo (por no hablar del marketing), las emociones cobran un rol de mayor peso; se convierten en la melena de Sansón de muchos y el talón de Aquiles de otros, o en palabras simples: la vida y la muerte, el éxito y la mediocridad.

Warren Buffet tiene una opinión muy sencilla y franca respecto a esto: “Si no puedes controlar tus emociones, tampoco podrás controlar tu dinero”. Y la verdad es que no solo será tu dinero lo que se te escurra de las manos, también las oportunidades, los buenos amigos, los buenos socios, las personas que creen en ti, tu familia, la mesa llena después del trabajo o el abrazo en la cama después de un largo día. Lo que toma años de trabajo construir puede venirse abajo en un segundo por una mala palabra, un mal gesto o una mala decisión.

En “Los 12 pilares del éxito”, Jim Rohn habla de lo importante que es saber manejar nuestras emociones para construir y mantener relaciones sanas, vínculos con personas que nos impulsen a crecer, que nos inyecten seguridad y optimismo. Lo curioso es que el mundo exterior no conforma el primer pilar del éxito según Rohn; el primer pilar es, en cambio, la relación que establecemos con nosotros mismos y que termina siendo un espejo donde se ve reflejada la forma en que nos conducimos en todos los ámbitos de nuestra vida.

“Sé el cambio que deseas ver en el mundo”, decía Ghandi. O su equivalente: sé el tipo de persona del que te gustaría rodearte y no temas hacer ajustes en tus asociaciones. Puede que tus amigos aficionados al alcohol y las apuestas fueran perfectos para ti en la época en la que los conociste, pero no ahora. Por supuesto, la única forma de dejarlos a un lado será consolidando primero tu relación contigo mismo, conociéndote, adueñándote de lo que sientes y siendo siempre coherente, porque la inconstancia es un estorbo para el éxito.

Una líder que admiro compartió conmigo una vez una fórmula de cuatro preguntas para determinar si una persona merece ser parte de tu vida, si realmente vale tu energía y dedicación, y aunque inicialmente el esquema se aplica para evaluar a los demás, quizás sea mejor emplearlo para evaluarse primero a uno mismo, para definir si estamos siendo nuestro mejor aliado o nuestro peor enemigo.

  1. La persona que soy, ¿me conviene a mí mismo? 
  2. La persona que soy, ¿me edifica? 
  3. La persona que soy, ¿me motiva a ser una mejor persona? 
  4. La persona que soy, ¿es capaz de construir el futuro que quiero? 

A veces, el caos de afuera viene de adentro.

Fuente: https://www.emprendices.co

Editado Por: Judith Aponte/Collellca

 

 

 

 

 

 

 

 

Inteligencia Emocional: ¿Cómo tomar la decisión correcta? (Extracto del artículo)

Autor: Carlos Cabrera

La inteligencia emocional aplicada al liderazgo, facilita el análisis, comprensión y toma de decisiones procurando el bienestar de las personas involucradas en las circunstancias.

La inteligencia emocional está basada en como cada ser humano vive sus emociones: Habla de las cinco emociones básicas que desde su punto de vista destacan y que son las reacciones primitivas que el ser humano comparte con los mamíferos, con la diferencia de que nosotros los humanos somos conscientes de ellas, sabemos que sentimos. Tales emociones vienen a cubrir unos objetivos de supervivencia, Manejo de Sentimientos Básicos (MATEA)

  • Miedo: el objetivo es la protección
  • Afecto: el objetivo es la vinculación
  • Tristeza: el objetivo es el retiro. Cuando sentimos tristeza nuestro organismo nos está diciendo “retírate de ahí y vuelve a estar contigo”.
  • Enojo: el objetivo es la defensa.
  • Alegría: su objetivo es la vivificación. Viene a ser la batería de nuestra existencia.

Actualmente vivimos en un mundo donde cada día perdemos sensibilidad ante nuestro entorno y las personas que nos rodean, muchas veces debido a que nos es difícil hacer contacto con nuestros sentimientos. De ahí la importancia de tener una educación emocional que nos permita hacernos conscientes de aquello que sentimos, es decir poder convertirnos en nuestros propios observadores para ir analizando descubriendo y por lo tanto controlando aquello que nos mueve a actuar, y tener cada vez mayor control de nuestras respuestas.

La inteligencia emocional nos permite:

  • Tomar conciencia de nuestras emociones.
  • Comprender los sentimientos de los demás.
  • Tolerar las presiones y frustraciones que soportamos en el trabajo.
  • Acentuar nuestra capacidad de trabajar en equipo.
  • Adoptar una actitud empática y social que nos brindara mayores posibilidades de desarrollo personal.

tomar-decisiones

¿Cómo tomar la decisión correcta?

Decálogo

  1. Preocúpate por decidir bien, más que por acertar.
  2. Identifica los objetivos.
  3. Haz planteamientos realistas, no te pierdas en el intento de impresionar.
  4. No te auto engañes, si necesitas ayuda, pídela.
  5. Enfócate en la información relevante.
  6. Genera alternativas y saca al innovador que llevas dentro.
  7. Aprende que hay consecuencias de cualquier decisión que se tome.
  8. ¡Decídelo y ejecuta!
  9. Sé constante en tus metas.
  10. Aprende de tus decisiones.

Ésta información es válida para aplicarla a tu vida personal, laboral, académica, empresarial, política, deportiva, social, cultural y en todos aquellos aspectos que integren tu vida, tu persona.

Fuente: http://www.emprendices.co

Editado por: Judith Aponte

Por qué la represión de las emociones es mala para las Empresas

Autor. Daniel Chapiro

Usted podría pensar que en las situaciones difíciles es mejor ignorar las emociones, pero hay dos grandes problemas con esta táctica.  En primer lugar, es difícil de hacer como lo dirá cualquier persona que ha sentido sus manos sudorosas y su corazón latiendo fuerte durante una conversación acalorada.  En segundo lugar, y más importante no le conviene.  La inversión emocional mejorará sus relaciones, aumentará  la confianza y promoverá acuerdos satisfactorios y duraderos.  Y en momentos económicos difíciles, cuando escasean otros tipos de incentivos, fomentar las emociones positivas –haciendo que las personas se sientan optimistas y comprometidas- puede ser una de las principales fuentes de valor para su organización.

Mediante la investigación académica y nuestra consultorías a importantes empresas y líderes de gobierno, junto a mis colegas comprendimos que las emociones “no aparecen” por si solas. Muchas de ellas, que surgen de las comunicaciones y conflictos diarios, provienen de cinco inquietudes básicas que son predecibles:

  • Aprecio: reconocimiento de lo valiosa que es una persona
  • Afiliación: conexión emocional con otros
  • Autonomía: libertad para sentir, pensar o decidir,
  • Estatus: posición en comparación a otros y;
  • Rol: nombre del cargo y actividades racionadas.

Al abordar estos problemas proactivamente, usted puede desviar una conversación potencialmente negativa a un ámbito más positivo, lo que permite obtener mayor cooperación de parte de sus superiores, colegas y subordinados.

Para ver cómo funciona esto en la práctica, veamos el ejemplo de dos empleados que fueron despedidos bajo distintas circunstancias.

Yo hablé con Sam después de que supo sin previo aviso, que se iba a eliminar su división por restricciones económicas. Cuando su jefe le comentó esta decisión no expresó ningún aprecio a sus años de lealtad.  Él le quitó su autonomía al no darle ningún aviso previo. Y ella se sintió desafiliada y totalmente abandonada por sus superiores, a los que consideraba como aliados de confianza, además de amigos.  Absolutamente indignada amenazó con demandar a la empresa.

Chiris un ejecutivo de otra firma, perdió su trabajo por razones económicas similares pero con la diferencia de que su jefe provocó en él emociones positivas al tratar con las inquietudes básicas.  La primera vez que Chiris supo que su empresa enfrentaba problemas de presupuesto fue cuando su jefe le mostró un informe trimestral de las ventas y le pidió recomendaciones para generar mayores ingresos.  A medida que el mercado seguía declinando, la compañía decidió eliminar el cargo de Chris en un intento por reducir costos.  Pero le dieron la opción de seguir con jornada completa hasta fin de mes o con media jornada durante dos meses. Además se le dijo que en cuanto mejoraran las condiciones sería recontratado.  Su jefe también le ofreció compartir con él su red de contactos.

Las emociones positivas son una fuente de valor rentable y de bajo costo

Aunque Chiris perdió su trabajo, mantuvo una buena opinión de la empresa.  Su jefe lo apreciaba lo suficiente como para pedirle ideas y respetó su necesidad de autonomía al ofrecerle opciones de terminación de contrato, además de mantenerle las puertas abiertas para volver en el futuro y Chris siguió sintiéndose muy cercano a su jefe, quien le continuaba enviando información sobre posibilidades laborales.

Enfrentar constructivamente las cinco inquietudes básicas es un enfoque rentable y de bajo costo, especialmente si se puede realizar de modo sistemático.  En la medida en que usted fomente el bienestar emocional de su organización, podrá sacar más valor de los momentos buenos y será más eficaz para sobreponerse a los malos.

Fuente: Harvard Business Review

Editado por: Judith Aponte/Collellca